Gremio

Seis oficios gremiales: canteros, alfareros, mimbreros (cestería), panaderos, boteros y zapateros; en la azulejería catalana.

Los gremios o las corporaciones eran asociaciones económicas de origen europeo, implantados también en las colonias, que agrupaban a los artesanos de un mismo oficio, y que surgieron en las ciudades medievales hasta finales de la Edad Moderna cuando fueron abolidos. Tuvieron como objetivo conseguir un equilibrio entre la demanda de obras y el número de talleres activos, garantizando el trabajo a sus asociados, su bienestar económico y los sistemas de aprendizaje.

Los gremios son considerados como un precedente de los colegios profesionales, las asociaciones patronales y los sindicatos modernos,[1] pues agrupan a personas de la misma profesión. Por esa razón modernamente se denomina gremio al "conjunto de personas que tienen un mismo ejercicio, profesión o estado social".[2]

Características

El gremio reguló todos los aspectos, materiales y espirituales, de la vida de los artistas:

Estructura de los gremios

La escala laboral del gremio se estructuraba en tres niveles: aprendices, oficiales, maestros. Podía haber todo tipo de gremios.

Los aprendices eran aquellos que se iniciaban en la profesión u oficio. La formación se verificaba a través de la firma de un “contrato de aprendizaje”, documento de naturaleza jurídica donde intervenían un maestro que se comprometía a enseñar y un joven que quería aprender. Los contratos tenían las siguientes cláusulas:

Los oficiales constituían el peldaño intermedio del escalafón. Se trataba de una categoría no muy bien definida en la que se maduraba y adquiría perfección en el oficio. No tenía tiempo fijo de duración, generalmente la mitad del período de aprendizaje, pero era mejor su posición jurídica, con todos los derechos y deberes.

Los maestros eran la categoría superior de la estructura gremial a la que se accedía tras la superación de examen, una prueba práctica, lo que daba la posibilidad de abrir taller propio, contratar obras o de establecer formas de comercialización.

Funcionamiento del gremio

El gremio se ocupaba de:

Vida espiritual e Instituciones religiosas

También era potestad del gremio:

En una fase tardía de la Edad Media tiene lugar un cierto ascenso en la valoración social e intelectual del artista.

Anulación de la competencia

Los gremios consiguieron equilibrar la oferta y la demanda a través de la anulación de la competencia.[3] En un mercado libre, los oferentes compiten por satisfacer la demanda básicamente a través de dos armas: el precio y la calidad. El precio depende del volumen de la oferta (que vendrá dado a su vez por la mano de obra y la materia prima empleada) y por los costes de producción (que son función de la tecnología usada). La calidad depende de la pericia del artesano, del material usado y de los procedimientos de fabricación.

Los gremios desarticularon la competencia actuando tanto sobre el precio como sobre la calidad. El precio se consiguió fijar controlando el volumen de la producción (número fijo de talleres y de artesanos) y controlando los costes de producción a través de regulaciones que afectaban al proceso de fabricación y a los salarios. La calidad se controlaba gracias al sistema de formación de la mano de obra, selección del material y a los vendedores que a modo de auditores medievales velaban por la bondad del producto.

Véase también

Referencias

  1. Palacios, Alfredo (1920). El nuevo Derecho. Buenos Aires: Claridad.
  2. Real Academia Española. «gremio.» Diccionario de la Real Academia Española. Consultado el 3 de febrero de 2015.
  3. Apuntes de Historia Económica Empresarial. Diplomatura de Ciencias Empresariales, Miguel Santamaría UNED

Bibliografía

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Tuesday, February 09, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.