Ingreso

El término ingreso tiene básicamente dos acepciones:

Ingresos empresariales

Cuando el ingreso proviene de actividades productivas, puede clasificarse en:

Ingresos ordinarios y extraordinarios

Los ingresos también pueden clasificarse en ordinarios y extraordinarios. Los ingresos ordinarios son aquellos que se obtienen de forma habitual y consuetudinaria; por ejemplo, el salario de un trabajador que se ocupa en un trabajo estable o las ventas de una empresa a un cliente que compra periódicamente o de forma habitual. Los ingresos extraordinarios son aquellos que provienen de acontecimientos especiales;[1] por ejemplo, un negocio inesperado por parte de una persona o una emisión de bonos por parte de un gobierno.

Ingresos pasados

Los Estados también reciben ingresos, llamados ingresos públicos. El Estado recibe, con el presupuesto público, ingresos por el cobro de impuestos, por la venta de bienes producidos por empresas públicas, por utilidades que generan éstas mismas, por ventas o alquileres de propiedades, por multas impuestas o por emisión de bonos u obtención de créditos, entre otros. Cuando los ingresos provienen de impuestos se denominan ingresos tributarios; en cambio, cuando provienen de fuentes distintas a los impuestos se denominan ingresos no tributarios. Con los ingresos, los gobiernos pueden realizar sus gastos, sus inversiones, etc (véase gasto público).

Véase también

Enlaces externos

Referencias

  1. Glosario de términos fiscales, aduaneros y presupuestales. Hugo Carrasco Iriarte. México, IURE: 2003
This article is issued from Wikipedia - version of the Thursday, January 14, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.