Receptor sensorial

Los receptores sensoriales son terminaciones nerviosas especializadas, ubicadas en los órganos sensoriales (como la lengua, la piel, la nariz, los ojos, el oído, etc.). Son los encargados de recibir el estímulo para llevar la información sensorial para producir una respuesta ya sea interna o externa, capaces de captar estímulos internos o externos y generar un impulso nervioso y sensaciones.

Este impulso es transportado al sistema nervioso central y procesado en distintas áreas dentro de la corteza cerebral, para proporcionar al individuo información de las condiciones ambientales que lo rodean y generar una gran respuesta apropiada. Es decir, los receptores sensoriales son células nerviosas especializadas en transformar señales fisioquímicas a señales electrónicas, convirtiendo la energía física en un potencial eléctrico mediante un proceso que se denomina transducción de señal.

Características fisicoquímicas

Los receptores sensoriales tienen las siguientes características fisicoquímicas:

Fisiología general del receptor sensorial

Las estructuras sensoriales más utilizadas para estudiar el funcionamiento básico de los receptores han sido los corpúsculos de Pacini, los husos musculares y los receptores de estiramiento en crustáceos. Los corpúsculos de Pacini son mecanorreceptores localizados en capas profundas de la piel, en tejidos conectivos, tendones y articulaciones. Están implicados en la sensación de presión y de vibración. Son relativamente grandes (longitud: 1mm, diámetro:0,6mm), fácilmente disecables y estructuralmente sencillos: la proporción final del axón de una célula sensorial (cuyo soma está situado en un ganglio raquídeo), carente de mielina, representa la membrana receptora. Está recubierta por una estructura accesoria formada por capas concéntricas de tejido conectivo separadas por una capa líquida.

Cualquier presión superficial se transmite a través de la estructura accesoria hasta la membrana receptora, cuya Permeabilidad aumenta por apertura de los canales iónicos. Así la membrana receptora se despolariza y da lugar al potencial generador, cuya magnitud depende de la deformación de la membrana y, por lo tanto, de la magnitud del estímulo. Este potencial local se transmite mediante circuitos de corrientes locales hasta el primer nodo de Ranvier. Aquí, si la intensidad de las corrientes es suficiente para alcanzar el umbral de excitación, se generará un potencial de acción, que se propagará sin decremento en sentido centrípeto. La frecuencia de impulsos nerviosos que viajan por el axón depende de la magnitud del potencial generador, la cual es función de la intensidad del estímulo: en el receptor se produce una codificación del estímulo en frecuencias de impulsos nerviosos.

Básicamente, estos hechos son comunes a la fisiología de todos los receptores.
Ponz Piedrafita, Francisco; Barber Cárcamo, Ana María. «4». Neurofisiología. Síntesis. p. 79-80. 

Clasificación fisionerviosa

Los receptores sensoriales se pueden clasificar según varios criterios fisionerviosos y varian en su amplitud

Por el tipo de estímulo:

Por la procedencia del estímulo:

Por adaptación:

Por conexión con el Sistema Nervioso Central:

Por su localización:

Véase también

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Wednesday, January 20, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.