Valor nutricional por cada 100 g de té negro
Energía 1 kcal 4 kJ
Carbohidratos 0.3 g
 • Azúcares 0 g
Grasas 0 g
   • grasas omega-3 3 mg
   • grasas omega-6 1 mg
Proteínas 0
Agua 99.7 g
Cafeína 20 mg
Magnesio 1 mg (0%)
Manganeso 0.2 mg (10%)
Fósforo 1 mg (0%)
Potasio 21 mg (0%)
% de la cantidad diaria recomendada para adultos.
Fuente: Base de datos de nutrientes de USDA.
[editar datos en Wikidata]

El es una infusión de las hojas y brotes de la planta del té (Camellia sinensis).[1] La popularidad de esta bebida es solamente sobrepasada por el agua.[2] Su sabor es fresco, ligeramente amargo y astringente; este gusto es agradable para mucha gente.[3]

Se argumenta que el consumo de té (especialmente verde) es benéfico para la salud por contener antioxidantes, flavanoles, flavonoides, catequinos y polifenoles.[4][5] Debido a sus catequinos, el té tiene propiedades anti-inflamatorias y neuroprotectoras; puede ayudar en la regulación del apetito y por su afinidad con los receptores canabinoides puede disminuir el dolor y la naúsea, sirviendo también como calmante.[6]

El consumo del té verde está asociado con una disminución del riesgo de problemas de salud entre los adultos mayores tales como: infartos, deterioro cognitivo y osteoporosis.[7][8]

El té contiene L-teanina sustancia relacionada con un estado mental calmado en humanos. Un estado similar al que se encuentra entre los practicantes de meditación.[9]

El término "té herbal" se refiere comúnmente a infusiones de frutas o hierbas que no incluyen a la planta de té tales como el mate, la manzanilla y la tila entre otros.

La planta de té

El té es la infusión preparada con las hojas secas molidas o brotes del arbusto Camellia sinensis en agua caliente.

El arbusto tiene muchas ramificaciones, de entre 1 y 2 metros de altura, y puede alcanzar, aunque muy raramente, incluso los 12 metros. Las hojas son siempre verdes, lanceoladas hacia adelante e incluso del revés u oblongo-ovadas, de unos 4 cm de ancho y entre 3 y 12 cm de largo, sobre las que destaca una fuerte nerviación. Las flores están en grupos de 2 a 3 o bien aisladas, de color blanco, inclinadas hacia abajo, y son aromáticas. Las flores de Camellia japonica son erguidas.

El arbusto ha crecido silvestre a lo largo de la historia en Extremo Oriente, aunque actualmente se cultiva en muchos otros lugares, incluso sobre terreno poco fértil utilizando terrazas.

Valor nutricional

Las sales minerales en el té son de sodio, potasio, y níquel. También contiene hierro, cobre, silicio, aluminio, magnesio, fósforo y calcio, aunque algunas de ellas pierden su solubilidad con el envejecimiento de las hojas.

Otro de los contenidos importantes del té es el flúor, conocido protector de los dientes. El aceite esencial destilado del té es de color amarillo y posee un fuerte olor, que es la causa de los aromas del té. Contiene el té taninos catéquicos y derivados polifenólicos, como los flavonoides kenferol, quercetol y miricetol.

Los componentes más conocidos del té, y los más apreciados por su efecto, son sin duda las bases xánticas, la principal de las cuales es la cafeína, aunque también contiene teofilina y teobromina. La presencia de vitaminas en el té es mínima, pero constituyen un enriquecimiento de la bebida, dado que contiene vitaminas A, B, C, E y P.

Se considera que el té con mayor cantidad de principios activos altamente benéficos para la salud humana es el té verde.

Producción

Plantación de té en Malasia.

Cultivo

El té proviene principalmente de China continental, India, Sri Lanka, Taiwán, Japón, Nepal, Australia, Argentina y Kenia.

La planta de té se adapta mejor en climas tropicales y subtropicales, además necesita de lluvia aproximadamente 1250 mm por año, varios de los mejores sembradíos de té se encuentran a más de 1500 metros de altura, este factor hace que crezca más lento y las hojas intensifiquen su sabor. 

Los cuatro tipos principales de té se distinguen según su procesamiento. Camellia sinensis es un arbusto cuyas hojas, si no son secadas apenas se recolectan, comienzan a oxidarse. Para prevenir este proceso de oxidación, se calientan las hojas con el objetivo de quitar su humedad.

El arbusto es podado para que no supere los 2 metros de altura facilitando así la labor de recolección. A partir del tercer año, las hojas pueden cosecharse con rendimiento.

Las hojas de té se procesan para producir el té verde o negro. La fabricación del té negro comienza con el proceso de “desecado” de las hojas, sea en forma natural o con aire caliente. Luego del desecado, hay que pasar el material entre los rodillos para exprimir los jugos y golpearlo para romper las hojas. Después se ciernen y se fermentan para lograr la calidad del producto final. Entonces hay que secar, graduar y clasificar el té fermentado para empaquetarlo. El té verde se prepara, calentando las hojas, sea en platos calientes o con vapor, las hojas se apisonan con el rodillo, se calientan y se apisonan otra vez, para lograr la calidad deseada.

La producción del té puede causar algunos desechos gaseosos de la operación de desecado. Estas emisiones tienen poca importancia, comparadas con las descargas de las calderas a carbón o petróleo que se utilizan para producir el vapor. Los desechos líquidos procedentes de las operaciones de limpieza son, igualmente, de poca importancia.

Variedades de té

Graduación de las hojas

Dibujo de la planta del té.

La graduación es en función del tamaño de las hojas, tanto para el té verde como para el negro sin tener en cuenta su calidad.

Términos

Países con mayor producción

Datos en toneladas.[12]

País 2011201220132014
China1 274 9841 375 7801 467 4671 744 431
India987 000972 700991 1801 028 098
Kenia345 800314 100399 000401 900
Sri Lanka318 700290 000282 300348 288
Turquía198 046198 601235 000235 666
Vietnam173 500185 700198 466219 714
Irán165 717165 717165 717165 717
Indonesia150 851146 440150 000142 400
Argentina80 14271 71588 57496 572
Japón96 50086 00085 00095 012

Otras infusiones llamadas té

Existen diversas mezclas de algún tipo de té con otros elementos, ya sean especias, frutos u otros ingredientes. Ejemplos de esto son el té con hierbabuena y el té tailandés.

Existen también infusiones que no contienen entre sus componentes a la planta del té, que sin embargo llevan el nombre. Un ejemplo de estos casos es el té rooibos que es una infusión de la planta rooibos (Aspalathus linearis), de origen sudafricano y el mate, infusión popular en Sudamérica.

Historia

Servicio de té de oro y esmalte.

El té en sus múltiples presentaciones es la tercera bebida más popular del mundo después del agua y el café. La costumbre de servir hojas de la planta del té (Camellia Sinensis) para conferir un buen sabor al agua hervida se utilizó por primera vez en China hacia el año 250 a. C. y desde ese momento se ha expandido a casi todas las regiones del mundo con una gran aceptación de los consumidores.

Consumido inicialmente como un tónico medicinal, la popularidad del té fue creciendo hasta convertirse en una bebida mística que desarrolló nuevas tradiciones y rituales para su consumo. El té fue tan importante para la cultura china que incluso tuvo su Edad de Oro -durante la dinastía Tang- y su libro sagrado, el Cha Sing o Arte Clásico del Té,[13] en el que se detallan de forma poética las diferentes técnicas y formas de prepararlo. Otra contribución del té fue el desarrollo de la cerámica en China, con el propósito de desarrollar utensilios para su consumo que caracterizaran y diferenciaran la riqueza de la gente que los poseía.

Leyendas sobre el origen de la bebida

Según la leyenda popular China, el descubrimiento del té fue una maravillosa coincidencia. Su descubrimiento se atribuye al erudito emperador chino Shen Nung, quien durante su mandato ordenó como obligatorio hervir toda el agua destinada para el consumo humano. Un día, mientras descansaba a la sombra de un árbol de té silvestre, una ligera brisa de verano agitó las ramas del árbol, desprendiendo varias hojas de sus ramas. Por buena fortuna, las hojas cayeron en el agua que estaba hirviendo. La infusión adquirió entonces un aroma agradable, que despertó la curiosidad del monarca por probar tal mezcla. La bebida, deliciosamente refrescante y reconstituyente, le cautivó instantáneamente.

La cultura hindú por su parte, atribuyó el descubrimiento del té al monje Bodhidharma -fundador de la forma de budismo Zen-, quien lo usaba como tónico medicinal y reconfortante durante sus viajes. Hoy en día, India es el segundo mayor productor de té a nivel mundial, a la vez que los tés de las regiones indias de Darjeeling y Assam son reconocidos como los más finos del mundo.

La ruta del té y los caballos

La ruta del té y los caballos fue una ruta comercial entre Lhasa en el Tíbet y la zona productora de té en Sichuan en China.[14] Esta ruta que cruza la meseta del Tíbet, supera, en algunos pasos alturas de 5000 metros sobre el nivel del mar. La ruta, transportando té hacia Lasha y caballos en el sentido contrario, estuvo activa hasta mediados del siglo XX. El primer tramo de la ruta entre Yaan y Kangding en China, donde el té era transportado por porteadores demoraba unos 20 días. Las cargas transportadas superaban frecuentemente el peso del mismo porteador, hombres y mujeres llevaban hasta 135 kilogramos. Ancestralmente cada Kilogramo de té transportado era recompensado con un kilogramo de arroz.

En Kangding, a unos 2550 metros sobre el nivel del mar, el té era cocido y envuelto en paquetes impermeables, protegidos con piel de yak, cargados en caravanas que demoraban 3 meses en llegar a Lhasa.

Según antiguas tradiciones, la afición de los tibetanos por el té se remonta al siglo VII de nuestra era, introducido por la esposa china del monarca tibetano. El té utilizado en el Tíbet es la variedad más rústica de la planta del té. En efecto los bloques de té enviados se preparan, hasta nuestros días, con los tallos, las ramas y las hojas más grandes, lo que lo hace más amargo.

A partir del siglo XVIII los ladrillos de té se convirtieron en moneda de cambio, en el siglo XII el comercio alcanzaba anualmente millones de kilos para cambiarlos por unos 25.000 caballos para el ejército chino.

Popularización de la bebida en occidente

Puesto de venta de té en una feria en Navarcles, España.

El té entró en contacto con los europeos por primera vez en la India, cuando los portugueses llegaron a ella en 1497, ya que en la India el uso del té estaba muy extendido. El primer cargamento de té debió llegar a Ámsterdam (Holanda) hacia 1610, por iniciativa de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. En Francia no aparece la nueva bebida hasta 1635 o 1636. En Inglaterra, el té negro llega a través de Holanda y de los cafeteros de Londres que lo pusieron de moda hacia 1657. El consumo de té solo adquirió notoriedad, en Europa, en los años 1720-1730. Empieza entonces un tráfico directo entre China y Europa. Para este momento, aún el consumo en Europa oriental era mínimo y casi exclusivo de Holanda e Inglaterra. Francia consumía muy poco, Alemania prefería el café y España era aún menos aficionada. Pero, con el tiempo y con la ayuda de los comerciantes europeos, el té llegó a todo el mundo, tanto para su cultivo como para su consumo.

En Inglaterra llegó a todas las clases sociales, pobres y ricos lo bebían. Incluso se dice que reemplazó a la ginebra (muy requerida por las clases bajas inglesas). Hoy, tomar té es una de las características del Reino Unido.

El té helado es una de las formas más populares en que se consume la bebida. Se ha marcado como fecha de “invención” 1904, en la feria de St. Louis. Esto escrito en un artículo de The New York Times de 1961. Sin embargo, Johann Georg Kohl ya había descrito este uso de la bebida en 1842 al escribir la manera en que los rusos conservaban hielo del invierno para utilizarlo durante el verano.[15]

En 1904, gracias a Thomas Sullivan se populariza la bolsa de té. Ésta pretendía solo indicar la dosis para una taza, requiriendo abrirla para usar su contenido. Sin embargo, los clientes vieron la conveniencia de utilizar las bolsas mismas como parte de la preparación del té. Al modo en que se acostumbre actualmente. Este simple producto sufrió diversas modificaciones y no fue sino hasta 1964 que aparece la bolsa de té que encontramos actualmente en venta.[16]

Etimología

El carácter chino para té es 茶 y tiene pronunciaciones diferentes en distintas lenguas chinas. La mayoría de éstas lo pronuncian de modo cercano a cha (en mandarín se dice chá), pero en chino min (hablado en la costa central de China y en el sureste asiático) se pronuncia te. Son estas dos pronunciaciones de la palabra china para té las que han sido usadas en otros lenguajes alrededor del mundo y revelan dónde fue que estas naciones adquirieron la cultura del té.[17]

Derivados de

Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre
Afrikaans tee Armenio occidental թեյ tey Euskera tea Catalán te Checo o thé (1)
Danés te Holandés thee Inglés tea Esperanto teo Estonio tee
Feroés te Finés tee Francés thé Frisio Occidental tee Gallego
Alemán Tee Griego τέϊον téïon Hebreo תה, teh Húngaro tea Islandés te
Indonesio teh Irlandés tae Italiano , thè or the Javanés tèh Khmer តែ tae
Latín thea Letón tēja Leonés Limburgués tiè Bajo alemán Tee [tʰɛˑɪ] o Tei [tʰaˑɪ]
Malayo teh Malayalam തേയില Thēyila Maltés Noruego te Occitano
Polaco herbata(2) Canarés ಚಹಾ Gaélico escocés , teatha Cingalés තේ Español
Escocés tea [tiː] ~ [teː] Sondanés entèh Sueco te Tamil தேநீர் theneer (3) Télugu తేనీరు theneeru
Galés te Taiwanés / Ho-lo / Hokkien tê (茶)

Notas:

Derivados de ta

Idioma Nombre Idioma Nombre
Japonés da, た ta (1) Coreano da (1)

Notas:

Derivados de cha

Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre
Asamés চাহ sah Bangla চা cha Kapampangan cha Cebuano tsa Inglés cha or char
Guyaratí ચા chā Japonés ちゃ cha, さ sa (1) Canarés ಚಹಾ chahā Khasi sha Konkaní चा chā
Coreano cha (1) Kurdo ça Lao ຊາ saa Malayalam chāyā Maratí चहा chahā
Oriya ଚା cha Persa چا chā Punyabí ਚਾਹ chāh Portugués chã Sindhi chahen چانهه
Somalí shaah Sylheti sa Tagalog tsaa Tailandés ชา cha Tibetano ཇ་ ja
Vietnamita trà y chè (2)

Notas:

Derivados de chay

Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre
Checheno чай Albanés (Tosk) çaj Amhárico ሻይ shai Árabe شاي shāy Arameo ܟ݈ܐܝ chai
Armenio oriental չայ chāi Azerí çay Bosnio čaj Búlgaro чай chai Croata čaj
Checo čaj Inglés chai Finés tsai, tsaiju, saiju o saikka Georgiano ჩაი chai Griego τσάι tsái
Hindi चाय chāy Kazajo шай shai Kirguís чай chai Kinyarwanda icyayi Ladino צ'יי chai
Macedonio чај Malayalam ചായ chaaya Mongol цай tsai Nepalí चिया chiyā Pastún چای chai
Persa چای chāī (1) Rumano ceai Ruso чай chai Serbio чај čaj Eslovaco čaj
Esloveno čaj Suajili chai Tayiko чой choy Tártaro çäy Tlingit cháayu
Turco çay Turcomano çay Ucraniano чай chai Urdu چائے chai Uzbeko choy

Notas:

Miscelánea

Curiosidades

Véase también

Referencias

  1. Laura C. Martin (15 de mayo de 2007). Tea: The Drink that Changed the World. Tuttle Publishing. p. 8. Consultado el 31 de octubre de 2012.
  2. Alan Macfarlane; Iris Macfarlane (2004). The Empire of Tea. The Overlook Press. p. 32. ISBN 1-58567-493-1.
  3. Penelope Ody, (2000). Complete Guide to Medicinal Herbs. New York, NY: Dorling Kindersley Publishing. p. 48. ISBN 0-7894-6785-2.
  4. «The Role of Tea in Human Health: An Update». Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. Consultado el 4 de marzo de 2012.
  5. Shimizu M, Kubota M, Tanaka T, Moriwaki H (2012). «Nutraceutical approach for preventing obesity-related colorectal and liver carcinogenesis». International Journal of Molecular Sciences 13 (1): 579–95. doi:10.3390/ijms13010579. PMC 3269707. PMID 22312273. Consultado el 12 de marzo de 2012.
  6. G. Korte, A. Dreiseitel, P.Schreier, A. Oemhme, S. Locher, S. Geiger, J. Heilmann, P.G. Sand pdf (2010). «Tea catechins’affinity for human cannabinoid receptors». Phytomedicine 17. Consultado el 21 de junio de 2012.
  7. Tomata Y, Kakizaki M, Nakaya N, et al. (marzo de 2012). «Green tea consumption and the risk of incident functional disability in elderly Japanese: the Ohsaki Cohort 2006 Study». The American Journal of Clinical Nutrition 95 (3): 732–9. doi:10.3945/ajcn.111.023200. PMC 3278248. PMID 22277550. Consultado el 12 de marzo de 2012.
  8. «Large-Scale, Long-Term Studies Support Roles of Physical Activity and Diet in Dementia and Cognitive Decline». Alzheimer's Association. 2010. Consultado el 24 de septiembre de 2010.
  9. «L-theanine, a natural constituent in tea, and its effect on mental state». Consultado el 4 de marzo de 2012.
  10. Cafetearte. «Monográfico Té Negro». Consultado el 2 de septiembre de 2015.
  11. Darjeeling (Indian government). «Darjeeling tea». Darjeeling tea (en inglés). Consultado el 28 de agosto de 2013.
  12. Food and Agriculture Oraganization of the United Nations—Production en FAOSTAT
  13. "Un grupo de funcionarios y comerciantes chinos, contrataron al fino escritor Lu Yu (733-804) para que escribiera el primer libro sobre el té. Este famoso trabajo es conocido como Arte Clásico del Té o Cha Sing y se constituyó como el libro sagrado del té, recibe claras influencias de la filosofía Zen, así como del taoísmo. Lu Yu describe poéticamente la forma de preparar el té y también propone un modelo de orden y armonía para la vida misma. Posteriormente esta filosofía sería introducida en Japón, por monjes budistas Zen. Véase Historia del té desde el año 500 hasta el 1000 d. C."
  14. Mark Jenkins. National Geographic En Español. mayo de 2010
  15. "When was iced tea invented?". http://quezi.com/4963 Quezi.com. 2009-03-11. Retrieved 2009-06-29.
  16. Bloxham, Andy (2008-06-13). http://www.telegraph.co.uk/news/newstopics/howaboutthat/2120094/Tea-bag-to-celebrate-its-century.html "Tea bag to celebrate its century". Telegraph.co.uk
  17. Dahl, Östen. «Feature/Chapter 138: Tea». The World Atlas of Language Structures Online. Max Planck Digital Library. Consultado el 4 de junio de 2008.

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Friday, January 22, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.